Otros Atractivos

  • + -

    Balnearios

    Nicaragua es la última tierra en emerger, de todo el continente americano y en las aguas del gran lago hay huellas de lo que una vez fue extensión del mar Caribe. La arena blanca en un lago oscuro marca la diferencia en el balneario conocido como Playa Santo Domingo, donde se ubican importantes ofertas hoteleras.

    El viento del Este hace rebotar en la isla un oleaje que provoca la sensación de un mar de agua dulce, como definieron los colonizadores al lago, cuando creían haber llegado al océano Atlántico.

    Pero la más cristalina área de baño se encuentra en el Ojo de Agua, en medio de los volcanes, en una finca privada donde el manantial hace brotar agua entre el bosque y una poza permite a unos bañarse y a otros pasar un buen rato entre árboles y bajo sombrillas, para un descanso pleno.

    Otras opciones de baño, pero en arena oscura hay en Mérida, al otro extremo de la cintura de la isla, así como en la bahía de Charco Verde, en la zona de Moyogalpa, un espacio de místicas leyendas.

  • + -

    Cultura y Arqueologia

    Por tratarse de un refugio milenario de los aborígenes, Ometepe guarda en todo su territorio una de las más grandes expresiones de arte rupestre y artesanías de diferentes épocas. Desde las más sencillas obras sin color, pasando por las estilizadas piezas monocromáticas, hasta las complejas joyas arqueológicas policromáticas se pueden apreciar ampliamente en el Museo El Ceibo, una colección privada. El mismo cuenta con un museo numismático, que muestra monedas que van desde el cacao aborigen, hasta las monedas actuales.

    Otros museos públicos  importantes están en Altagracia y Moyogalpa. Pero la colección de los museos, son apenas una muestra de todo lo que se ha producido en Ometepe, o quizás lo que se pudo preservar por la falta de interés de los colonizadores por esta isla.

    En las faldas del Maderas, en medio de un cafetal, se aprecian petroglifos milenarios y no es sorpresa, intentar excavar para sembrar un árbol y encontrar una pieza nueva. De Ometepe salieron los ídolos aborígenes y otras piezas que se exhiben en Granada y en Managua.

    La isla produjo uno de los bailes tradicionales de la danza folklórica nacional, que se denomina el baile del Zompopo.

  • + -

    Aventuras

    Navegar hacia la isla es una aventura si se hace en embarcaciones menores, retando las olas del lago de 45 m de profundidad y que por la dimensión provoca la sensación de un mar.  Las autoridades exigen portar chalecos salvavidas.

    En los sitios como Charco Verde, Mérida y Santo Domingo, entre otros, están disponibles Kayak individuales y dobles para retar las olas menores con remos. Es posible hacer Kayak sobre el rio Istián, en la parte central de la isla, aunque la corriente no es muy rápida.

    Las motos y bicicletas, para recorrer la isla y penetrar caminos internos, se torna interesante, dada la extensión de la isla y el nivel de dificultad de algunos caminos.

    Los vientos son muy fuertes y hacer velas en el entorno de la isla puede resultar fascinante. Se debe tener cuidado de no ir al este o al oeste de la isla, porque los vientos son los más intensos y pueden provocar problemas.

  • + -

    Volcanes

    Los dos volcanes de Ometepe complementan fuego y agua. El Concepción está activo y en los últimos años ha derramado lava y lodo en pequeñas porciones que bloquean temporalmente el único camino de acceso.

    Escalar los 1,610 metros es posible y es impresionante el cambio de clima. Del calor intenso en las faldas al viento fresco en la cima, donde casi siempre hay una cubierta de nube.

    El Maderas, de 1,400 metros de altura, es la otra cara volcánica de Ometepe. Es un volcán de agua, con grandes cascadas en sus faldas como la de San Ramón y en el cráter cubierto de vegetación esconde una laguna de agua verde sulfurosa con un área de 400m por 150 m. Es posible descender hasta la laguna, pero no se recomienda el baño.

    Subir el Maderas tiene un nivel de dificultad alto, porque además de escalar, se debe superar el nivel de humedad, que obliga a recorrer los senderos con ayuda de un guía. Algunos que se atrevieron a ir solos, encontraron serios accidentes.