Otros Atractivos

  • + -

    Agroturismo Integral

    Los espacios agrícolas de Jinotega invitan a practicar diversas formas de cultivo o cosecha y gozar de una diversidad de usos de los suelos y costumbres de las comunidades rurales.

    El Café es predominante, con tiempos de cosecha al final e inicio del año y con el disfrute de espacios de sombras, cascadas y una increíble diversidad de fauna. Algunas haciendas, con sistemas de generación hidroeléctrica, con sistemas ecológicos de procesamiento y sus maquinarias agrícolas muestran un rostro especial del norte.

    Las flores muestran un rostro diferente en las zonas altas de Jinotega, dando los campos más coloridos por la presencia de especies diversas, que incluyen cala, orquídea, girasol, entre otras. EL cultivo y cosecha de fresas, es posible en esta zona tropical de Nicaragua por la altitud y el clima fresco de Jinotega.

    En este departamento también hay buena ganadería, entrenamientos de equinos pura raza y otras actividades agropecuarias que empiezan a dar forma a un destino turístico rural de mucha solidez.

  • + -

    Nuevas Aventuras

    Jinotega empieza a servir de escenario para eventos aventureros de impacto, algunos relacionados con bicicletas de montaña, como el Desafío Datanlí El Diablo, que cruza la reserva natural del mismo nombre, el más difícil circuito que ha convocado a ciclistas expertos y novatos, con 80 Km de senderos entre los 950 y 1,500 metros.

    En la zona de San Rafael del Norte, se instaló un Canopy Tour, el primero al norte del país, se instaló entre los cafetales, cerca del espacio preferido por turistas para para el avistamiento de aves residentes y migratorias.

    Otros eventos vinculados a competencias de remos y velas sobre el agua, así como eventos de pesca deportiva, se realizan sobre el lago de Apanás, que cuenta con más de 50 bahías, para diversificar su espacio a otros tipos de actividades.

    Algunas cascadas elevadas como la del Macizo de Peñas Blancas, sirven de espacio para descensos a rapel o escaladas contra la corriente. Jinotega, es un nuevo espacio de aventuras.

  • + -

    Espacios Turisticos

    Jinotega es un asentamiento humano existente antes de la llegada de los españoles y cuenta con una rica historia en cada calle y edificio. Cruzar las calles del pequeño pueblo, es posible, mientras se contempla montañas y se disfruta de buenos restaurantes y hoteles para todos los gustos.

    Es un espacio limítrofe entre las culturas aborígenes caribeñas, los antiguos Chibchas y los de origen Nahualt, por lo que es posible encontrar en diferentes espacios del departamento, expresiones muy diversas de la historia antigua y reciente.

    La cuesta del Wale, obligado paso hacia el valle de Pantasma, recuerda al cacique que en la resistencia contra la colonia, hizo de esta depresión geográfica un sitio estratégico, aprovechado luego para emboscadas militares, en las diferentes guerras vividas en Nicaragua. Wiwilí, un poblado surcado por el río Coco y ubicado a 100 Km al norte de la cabecera, es referencia de historias antiguas del cruce de embarcaciones invasoras contra la colonia española.

    La iglesia del pueblo de San Rafael del Norte y la casa de habitación de Blanca Arauz, esposa del héroe nacional Augusto Sandino, constituyen dos elementos históricos que atraen la visita de turistas nacionales y extranjeros. Algunos siguen la pista de la canto al general Sandino y buscan el cerro Yucapuca, de donde presumen partió a su legendaria gesta en las montañas norteñas.

  • + -

    Turismo Religioso

    inotega es un espacio históricamente marcado por una profunda espiritualidad, entre las que destaca la historia del sacerdote misionero franciscano de origen italiano, Odorico de Andrea, propuesto para un proceso de canonización ante las autoridades del Vaticano.

    Su carisma impactó a varias generaciones en la ciudad de San Rafael del Norte, que fundó en sus primeros años de misionero. Luego de varios años de fallecido, su cuerpo fue encontrado intacto en un proceso de exhumación, que pretendía verificar las condiciones de santidad. La iglesia y el centro religioso Tepeyac, donde están expuesta sus vestimentas, son muy visitados por peregrinos creyentes y curiosos.

    Otra leyenda espiritual se registra en el cerro La Cruz, ubicado al Oeste de la ciudad de Jinotega, donde un fraile mandó instalar el símbolo cristiano en el año 1705, para espantar a los espíritus malos. Muchos escalan en peregrinación anual durante el mes de mayo en busca de milagros. Las festividades de San Isidro Labrador y San Juan Evangelista, también mueven muchos peregrinos.

    Hace muchos años el famoso curandero Nando, de nombre Bernardo García, recibía enfermos que dijeron ser sanados por medios alternativos basados en las propiedades curativas de las yerbas que se dedicó a estudiar tras enfrentar personalmente una enfermedad en su piel.

    Las leyendas caracterizan las comarcas rurales de Jinotega, algunos marcados por la religiosidad y otros vinculados a elementos espirituales diferentes, que atrapan a practicantes y curiosos, en una forma diferente de convivencia comunitaria. El cerro El Gobiado, que motiva el nombre de la Reserva Datanñí El Diablo, reta a los visitantes a una emoción entre leyendas y naturaleza.