Atesanias

La pintura primitivista, con sus abundantes colores y formas simples, abunda en la zona de Solentiname, donde algunas familias, por varias generaciones han dedicado su vida a pintar el rostro del bosque.

La práctica tiene raíces ancestrales, pero fue perfeccionada desde mediados del siglo pasado, con el impulso  de la poesía y la pintura provocado por el poeta Ernesto Cardenal en esa zona.

La artesanía de madera, igualmente cargada de vivos colores, refleja buena parte de la fauna en el bosque. La verde tortuga, el pavo real y los coloridos tucanes labrados en madera, son artesanías preferidas por los turistas.

En las islas San Fernando, Mancarrón y La Venada, es posible no solamente comprar artesanías, sino ensayar tu potencial artístico usando tus propias manos, en las casas de los artistas, que siempre son gente amigable.