Aventuras en el mar

Aventurarse en el mar, más allá de la playa abre un nuevo mundo de experiencia. Navegar de frente a las olas sube la adrenalina y en temporadas de verano, penetrando unas cuantas millas, permite observar el apareamiento de ballenas jorobadas, delfines y otros cetáceos.

En el golfo de Fonseca, las rocas aventadas por el volcán Cosigüina, provocan la concentración de millares de aves, especialmente pelícanos, que cada día buscan su manjar de mariscos y sobrevuelan amigables sobre las lanchas de visitantes.

La pesca sobre lanchas artesanales o sobre yates lujosos es maravillosa. El quiebre de la tierra firme, que da lugar al golfo de Fonseca, permite corrientes ricas en vida marina.