Avistamiento de aves

Las montañas matagalpinas constituyen el punto más al Sur hasta donde vuelan muchas de las aves migratorias que cruzan el continente. Ello permite que en esta zona se pueda contemplar un tipo de aves, para completar un programa en el sur del país y vivir en Nicaragua una amplia posibilidad de avistamiento, donde se ha certificado la presencia de más de 800 especies entre migratorias y residentes.

Los quetzales y los tucanes destacan entre la variedad de aves que se pueden ver en los bosques húmedos primarios de mayor altura, por lo general coincidentes con las haciendas cafetaleras. En la zona arrocera de Sébaco, las diferentes especies de garzas son abundantes.

Algunas se equipan con instrumentos larga vistas y cuentan con guías para alcanzar el mayor número de aves. Las horas tempranas, cuando estas salen a gozar la vida del bosque cercano y el atardecer, cuando retornan a sus sitios de pernoctación constituyen la oportunidad para lograr los mejores resultados.