Cultura colonial

Recorrer las calles, las plazas y contemplar las edificaciones de la arquitectura colonial, son la evidente huella de esa cultura en Granada, la que se complementa con las costumbres conservadas por varios siglos.

Hasta los funerales se revisten de un toque especial, cuando una carreta negra, halada por corceles negros, avanza al ritmo cadencioso de las marchas fúnebres interpretadas por músicos locales.

Al caer la tarde, cuando el sol reduce su impacto sobre la caliente ciudad, es común recibir el saludo amigable de la gente que saca sus sillas mecedoras a las aceras, para intercambiar información familiar o de la localidad. Es usual encontrar turistas y nacionales buscando un platillo de vigorón, a base de cuero de cerdo, yuca y ensalada, acompañado de un refresco de cacao.

La máxima expresión de la nueva cultura mestiza se refleja en el Festival Internacional de la Poesía, donde centenares de poetas de Nicaragua y del mundo hacen de la ciudad, la capital de la poesía universal.