Laguna de Apoyo

Es un refugio natural, en el cráter de un volcán en reposo, con el más grande diámetro (6 Km) de las lagunas volcánicas de Nicaragua. Un camino asfaltado bordea más de la mitad de la laguna, donde se asientan  hoteles, albergues y  restaurantes, una escuela de buceo, y decenas de preciosas casas residenciales.

Remar en la laguna en Kayak o en botes, contemplando desde el fondo la elevada cima del antiguo volcán o navegar en un catamarán de velas impulsadas por los vientos del este, hace de Apoyo, la más limpia oportunidad de disfrutar de una laguna en Nicaragua. Una asociación se ocupa de promover buenas prácticas para no contaminar las aguas cristalinas.

Una escuela de buceo entrena a los aprendices y algunos avanzados se hunden profundamente para tratar de observar con sus ojos la diversa fauna que incluye tres especies endémicas.

En algunos de las laderas del cráter, donde hay árboles frutales, es posible compartir por minutos con manadas de monos congos y contemplar más de 54  especies de aves residentes como urracas, oropéndolas y zanates, entre otras de las decenas de especies que visitan el lugar.