Otros Atractivos

  • + -

    Atesanias

    La pintura primitivista, con sus abundantes colores y formas simples, abunda en la zona de Solentiname, donde algunas familias, por varias generaciones han dedicado su vida a pintar el rostro del bosque.

    La práctica tiene raíces ancestrales, pero fue perfeccionada desde mediados del siglo pasado, con el impulso  de la poesía y la pintura provocado por el poeta Ernesto Cardenal en esa zona.

    La artesanía de madera, igualmente cargada de vivos colores, refleja buena parte de la fauna en el bosque. La verde tortuga, el pavo real y los coloridos tucanes labrados en madera, son artesanías preferidas por los turistas.

    En las islas San Fernando, Mancarrón y La Venada, es posible no solamente comprar artesanías, sino ensayar tu potencial artístico usando tus propias manos, en las casas de los artistas, que siempre son gente amigable.

  • + -

    Pesca deportiva

    El pez Sábalo Real, es característico de la zona y muchos fanáticos de la pesca deportiva, buscan especies diversas, especialmente en la zona del río ubicada entre pueblo de Sábalos y El Castillo.

    El Sábalo es un reto para los pescadores, pues se debe esperar con paciencia su captura hasta después de varias mordidas del anzuelo, dada su fortaleza y rapidez. En Río San Juan se promueve la pesca deportiva, que tras la captura exige la libertad del pez y su retorno al hábitat acuático.

    Al extremo sureste del Lago de Nicaragua, donde nace el río, entre las islas del archipiélago de Solentiname, la pesca es muy buena y es posible encontrar Tigres, Sábalos, Robalos, Gaspar, Mojarras, entre otras especies.

    La pesca es mucho más rica en las tranquilas aguas de los afluentes que desembocan en el río principal, donde el transporte pluvial es menos fluido y la fauna de río se desplaza más confiada.

    Hay varios hoteles de la zona equipados con embarcaciones aptas para la pesca deportiva, con cañas y varios turoperadores especializados en pesca deportiva, eligen Río San Juan como uno de los mejores espacios de Nicaragua.

  • + -

    Naturaleza

    El bosque del trópico húmedo se muestra amplio en la cuenca de Río San Juan, especialmente en los 3,200 Km de la Reserva Indio Maíz, protegida de forma especial, por lo remoto de la zona, alejada de los espacios urbanos.

    Loros, tucanes, colibríes y abundante población de garzas blancas y rosadas, se muestran en la rivera del río, pero dentro de la reserva, sin necesidad de penetrar mucho, se pueden identificar centenares de especies de aves.Los reptiles y tortugas son abundantes y diversos, pero los osos perezosos se encuentran con menos facilidad.

    Uno de los grandes retos de los ecoturistas es buscar las rutas de los manatíes, especialmente en los cauces quietos de los ríos cercanos al San Juan. No siempre se tiene éxito en este propósito, por el inmenso espacio donde se esconden.

    La flora es abundante y se puede diferenciar el tipo de especies, entre la zona del río más cercana al lago y la flora con bosque primario, que se muestra en la reserva de la biósfera, más hacia la desembocadura.

  • + -

    Sitios históricos

    El Castillo es parte del Patrimonio Nacional, una edificación de cuatro fuertes enfocados a contener desde diversos ángulos, los ataques de embarcaciones europeas que contendían con la colonia española  desde el Mar Caribe. Igualmente fue escenario de cruentas batallas entre nacionales y norteamericanos a mediados del siglo XIX.

    Un museo muestra imágenes de las viejas épocas y es posible contemplar los cañones del fuerte y algunos recuperados a los antiguos barcos de combate. En la vega del río, es posible encontrar restos de embarcaciones hundidas.

    San Carlos cuenta con un fuerte menos antiguo, pero representativo de la importancia estratégica del sitio, antes de la era aeronáutica, cuando todo se resolvía controlando los mares y los ríos de acceso.

    En la desembocadura del río está San Juan de Nicaragua, un espacio que cuando lo controlaban los ingleses se denominaba Greytown. Un cementerio de masones, un estadounidense y otro inglés, reflejan la pugna de las potencias por el control de esta ruta, que ahora es un espacio de paz y de armonía con la naturaleza.